Loop, de Jorge de León

Loop, de Jorge de León* (Guatemala 1976)

Para Jonathan de León, 1997-2017

Jorge es un hombre robusto, con tatuajes que las cárceles han dejado en su piel como registro de su experiencia en la Ciudad de Guatemala. A primera vista su semblante fuerte y confiado da la sensación de un acorazado, pero atrás de esas gruesas gafas de graduación habita la sensibilidad de una vida que ha llevado el dolor impregnado, y que desde ahí, ha llegado a entender las enfermedades de esta sociedad desde adentro, a través de la compasión.

Siendo un ex-pandillero Jorge ha dedicado gran parte de su vida a impartir educación técnica a jóvenes y adultos que buscar reinsentarse a la comunidad como fuerza de trabajo. En muchas ocasiones se habla de Jorge como un agente de “rehabilitación” para pandilleros. Sin embargo sé que a él como a mí, este término resulta problemático, pues acusa a estos criminales de ser la causa primaria de los males de esta sociedad, y los plantea como una enfermedad que hay que erradicar para triunfar como sociedad. Para Jorge, el problema es más complejo: en cambio, ve a las pandillas como un producto de problemas más profundos, resultados de la perpetuación de poder de modelos coloniales.

El artista no quiere perpetuar roles paternalistas, y sabe que su papel no es el de salvador. Sin embargo, tiene en cuenta que desde adentro, en esta selva, hay que darle a los más vulnerables armas para sobrevivir. Es así como Jorge se involucra en la pedagogía desde la marginalidad de quienes no poseen privilegios.

En el año 2010, un alumno de Jorge es asesinado dentro del circulo de violencia en Guatemala. Este acontecimiento marcaría una crisis en el artista quién decidiría realizar una crítica abierta a través de su lenguaje, con la obra Loop. Esta pieza presenta a dos ex-pandilleros arando la playa. Un trabajo que se repite una y otra vez, para luego, ser borrado por la marea. Como evocando aquel absurdo que Camús nos cuenta en su alegoría de Sísifo. La condena de un trabajo sin fin evoca la resiliencia de las sociedades marginadas en las cuales Jorge vive su cotidiano, y él a su vez, sirve para nosotros como un puente a la otredad y un lente a la humanización de quienes se pierden en la homogenidad de las estadísticas de violencia.

*Jorge de León nace en Guatemala en el año 1976, es un artista dedicado a los medios del performance, la pintura y el arte objeto. Siendo parte de la generación de artistas de la post guerra Jorge comienza su vida siendo parte de grupos de pandillas en la Ciudad de Guatemala. Con más de doce ingresos y egresos de las cárceles Jorge usará el arte como herramienta para confrontar la violencia de maras en Guatemala. El trabajo de De León se centra en la violencia urbana de la Ciudad de Guatemala que es estudiado desde su propia experiencia siendo un ex-miembro.

Edna Sandoval
1990, Guatemala. Vive y trabaja en Los Angeles, California.
Edna nace en la Ciudad Guatemala en el seno de una familia pobre de la urbe. Con un padre artesano y una madre que se dedicaría a labor de cuidar de la casa, Edna se formaría en el ambiente de la post-guerra en Guatemala. Su contacto con el centro urbano lleno de comercio clandestino, criminalidad común y represión política fortalecería su interés por el reencuentro de la memoria histórica que comenzaría localmente a través de la formación autodidacta, insertándose en el circuito intelectual guatemalteco y luego, al emigrar a Estados Unidos escapando de la violencia, lo trasladaría a la academia formal. Comienza su vida artística en Guatemala y luego dirige su interés al activismo social y de equidad de género. Este privilegio forma en ella una amalgama que la lleva desarrollar su pensamiento crítico con el análisis estético. Actualmente se forma en Estudios Latinoamericanos y Ciencias Políticas Globales en donde ha creado un modelo de formación institucional bilingüe (español/inglés)
Edna Sandoval on Facebook

NO SE PIERDA DE NADA

Subscríbase a nuestra GACETA, para estar al día con nuestro contenido


Síganos en redes: