IMG_1138 copia

Exposición de video, fotografía y audio, donde se presentaban elementos relacionados con la investigación que Edinson Quiñones ha adelantado en torno a los procesos de cultivo de coca, el procesamiento y el comercio del clorhidrato de cocaína.

_________________

Cultivo

Para los investigadores Daniel Mejía y Daniel Rico, la cadena de producción de la cocaína en el país está compuesta por cuatro eslabones: “I) la fase de cultivo y cosecha de la hoja de coca; II) la transformación primaria de la hoja de coca en pasta y base de coca; III) el eslabón en donde la base de coca se transforma en clorhidrato de cocaína; y IV) una última fase de tráfico mayorista del producto terminado hacia las costas y fronteras nacionales.” (1)

De otra parte, cuando se habla de desplazamiento forzado en Colombia, todo el mundo tiende a señalar al otro. El desplazado es alguien más. Sin embargo, al observar este fenómeno con mayor detenimiento, la variable se expande: casi todas las familias de este país han sufrido alguna forma de desplazamiento. Ya sea por cambiar de perspectiva económica o huyendo de la violencia, en cada hogar colombiano por lo menos una persona ha salido de su lugar de origen para vivir en otro. Ya es hora de que nos vayamos enterando: si no nos movemos, es porque ya alguien lo ha hecho por nosotros. Hace tiempo.

Hay que moverse -o salir corriendo para no morir por el cumplimiento de una amenaza-, para participar del mandato universal de producir riqueza. En el caso de este país, el cultivo y explotación de la coca han producido -casi a nivel de planeación empresarial-, miles de migrantes obligados. Por ahí entra algún dinero: por los recursos que aporta Washington a través del fiasco del Plan Colombia, por la financiación de los ejércitos ilegales que movilizan a esas masas a punta de plomo, por la ilegalización que todo lo encarece, por la mano de obra dispuesta a trabajar en las fases I y II de la cadena de producción.

Es decir, las mismas que concentran el esfuerzo de Edinson Quiñones en las obras que presenta actualmente en La Tienda. A pesar de hacer mención a la etapa IV en sus fotografías de maquetas donde muñecos extranjeros hacen la vida rodeados de cocaína, el componente más poderoso de este conjunto es el que se refiere al cultivo y la transformación primaria del insumo. Sin autocompasión. Ni falsa modestia. Ni resentimiento. Como una crónica desapasionada que elude la declaración de principios, la madurez de esta obra tiene que ver -además del conocimiento de causa que posee su autor-, con la ausencia de actuación. A diferencia de muchos de sus colegas locales, cuando Quiñones toca el asunto no se hace el desentendido para señalar horrorizado, ni se hace el comprometido para sufrir desconsolado.

Las fotografías de paisajes, las hojas de coca perforadas, las bolsas de abono enmarcadas, el audio de la emisora Radio Argelia, funcionan como un recordatorio de que la economía del cultivo de la coca no sólo trasciende a la explotación del alcaloide. Es una práctica cotidiana de miles de campesinos en el departamento de Cauca que ha pasado por varios niveles de estigmatización. Eso ya lo sabemos. Es lo único que llega a nuestras ciudades. Miremos entonces, de pronto entendamos mejor.

 

–Guillermo Vanegas

 

Notas:

 

1.- Daniel Mejia y Daniel Rico, “La Microeconomía de la producción y tráfico de cocaína en Colombia”, en Documentos CEDE. Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico, Universidad de los Andes, Bogotá. 2010.

_________________

 


________________

Catálogo

________________

Sede de la exposición: Latienda Medellín

Registro fotográfico: Edinson Quiñones – Latienda Medellín

_________________

Modalidad de intervención ReemplazO: curaduría y producción

_________________

Guillermo Vanegas
En 2010 fundó Reemplaz0, donde realiza curadurías históricas y de arte contemporáneo. Fue curador de los 13 Salones Regionales de Artistas y del 44 Salón Nacional de Artistas. Trabajó en la Oficina de curaduría del Museo Nacional de Colombia y la Gerencia de artes de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Recibió la Beca de investigación monográfica del Ministerio de Cultura de Colombia en 2015, el Premio Internacional de Crítica de Arte de la revista Lápiz en 2005 y Premio de Ensayo Crítico, otorgado por el I. D. C. T, ese mismo año. Desde 2007 se desempeña como profesor en varias universidades bogotanas. A partir de 2016 coordina la sala de exposiciones ASAB.
Guillermo Vanegas on FacebookGuillermo Vanegas on InstagramGuillermo Vanegas on Twitter

NO SE PIERDA DE NADA

Subscríbase a nuestra GACETA, para estar al día con nuestro contenido


Síganos en redes: